Navigation – Plan du site
Chronique

El triunfo de Cristina Kirchner y el futuro de la Argentina

Ricardo González-Leandri et Elda González Martínez
p. 07-13

Entrées d’index

Index géographique :

Argentine
Haut de page

Texte intégral

1El 28 de octubre de 2007 se celebraron elecciones generales en la República argentina. Se trató de los sextos comicios real- izados después de la dictadura militar que asoló al país entre 1976 y mediados de la década del 80. Además de elegir presidente y vice-presidente de la nación, se votó también para cubrir el cargo de gobernador en ocho provincias y para renovar la mitad de los escaños de la cámara de Diputados de la Nación y un tercio de los del Senado. Para consagrarse en la primera vuelta y no tener que someterse a un ballotage, la candidatura presidencial más votada debía obtener más del 45% de los votos, o bien el 40% pero, en este caso, con una diferencia con respecto a la segunda de más del 10%.

2No hubo mayores sorpresas. Como muchos analistas políticos habían pronosticado desde bastante tiempo antes, la fórmula del Frente para la Victoria, compuesta por Cristina Fernández de Kirchner y Julio Cobos, venció de forma rotunda. Reunió un 45, 29% del total de sufragios, por lo que superó con holgura, casi un 22%, a la Coalición Cívica capitaneada por Elisa Carrió, a la que se sumó el “voto útil” de una parte del electorado más ostensiblemente opositor. Esa holgada diferencia permitirá a los ganadores disponer de una amplia mayoría tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado. También podrán contar con el respaldo de gran parte de las veinticuatro provincias, entre ellas la de Buenos Aires – en la que el candidato oficialista, Daniel Scioli, actual vicepresidente de la Nación, obtuvo un resultado notable que rondó el 50% de los sufragios – y con un número importante de intendencias en el políticamente influyente conurbano bonaerense.

3En otro aspecto se trató de una elección presidencial especial, dado que por primera vez en la historia se presentaron tres candidatas, de las cuales dos quedaron en el primer y segundo lugar. Esto ha motivado una serie de reflexiones, puesto que el fenómeno es visto como un indicio local de una tendencia más extendida. Según varios enfoques, las elecciones de Merkel en Alemania, Bachelet en Chile y las candidaturas de Ségolène Royal y Hillary Clinton en Francia y Estados Unidos expresarían cambios en el mundo, o al menos en parte del mundo occidental, tanto entre las propias relaciones de género, como entre éstas y la esfera política. La reflexión acerca de esta mayor participación política femenina se da obviamente también para Argentina, donde en general las mujeres de los distintos estratos sociales observan con satisfacción unos acontecimientos que curiosamente coinciden, como señala Dora Barrancos, con una implosión de la política tradicional y con la pérdida de hegemonía de los partidos tradicionales. Como no podía ser de otra forma, en sus primeras declaraciones como presidenta electa Cristina Kirchner hizo referencia a esta cuestión. Entre otras cosas, además de convocar “a las obreras, las estudiantes, y las que han quedado solas al frente del hogar” expresó: “Siento que tengo una obligación con el género en cuanto a demostración de eficiencia y eficacia.”

4Sin embargo, el optimismo debe ser forzadamente moderado, dado que la traducción de esta mayor presencia de mujeres en las altas esferas de la política no tendrá, como parece, una traducción ni fácil ni inmediata al terreno social. Por ejemplo, tanto Cristina Kirchner como Elisa Carrió se apresuraron durante la campaña electoral a manifestarse en contra de la despenalización del aborto, una de las reivindicaciones más importantes de los colectivos femeninos organizados.

5La candidata ganadora, Cristina Fernández, licenciada en derecho por la Universidad Nacional de la Plata, donde fue compañera de estudios de Néstor Kirchner, es una experimentada política, de la cual en absoluto puede decirse que haya hecho carrera a la sombra de su marido. Por el contrario, cuando el actual presidente era aún un “desconocido” para el ámbito político nacional, Cristina Fernández ya se enfrentaba al aparato político del justicialismo encabezado por Carlos Menem. Si bien es cierto que el ex presidente la había elegido como una de las diputadas que supuestamente defenderían su gestión, al poco tiempo fue desplazada de las comisiones que integraba, y expulsada del grupo justicialista oficial. Cristina Fernández inició su trayectoria política pública hace ya casi treinta años, en 1989. Comenzó como Diputada provincial en Santa Cruz, cargo para el que fue reelecta en varias ocasiones; a la política nacional accedió en 1995 al ser elegida Senadora; en 1997 ingresó al Congreso como Diputada nacional, también por Santa Cruz, y en el periodo 2001 a 2005 fue nuevamente nombrada Senadora por la misma provincia, periodo en el que llegó a ejercer como presidenta de la Cámara. Desde 2005 es Senadora Nacional en representación de la provincia de Buenos Aires, tras derrotar en unas elecciones, sin duda decisivas, a “Chiche” Duhalde, esposa del ex gobernador de la provincia y ex presidente de la República, Eduardo Duhalde, máximo representante de un sector entonces dominante en el aparato político peronista de la Provincia de Buenos Aires y principal competidor de los Kirchner por la hegemonía en el partido y en la política nacional.

6El indiscutible triunfo del Frente para la Victoria puede ser también leído, además de cómo un obvio aval ciudadano a su cabeza de lista, como una muestra de apoyo mayoritario a la gestión del gobierno de Néstor Kirchner, ahora saliente. Puede afirmarse, en consecuencia, que en primer lugar buena parte de los argentinos, incluso muchos que no votaron a los triunfadores, apostó por el cierre de un periodo que sin duda debe calificarse como de excepción, dadas las complejas circunstancias que envolvieron el acceso a la presidencia del actual mandatario en el año 2003, con sólo un 22% de apoyo en las urnas. En segundo lugar optó mayoritariamente por un determinado tipo de continuidad y, en muchos casos, también por la profundización del modelo social y político que comenzó a prefigurarse durante estos últimos años.

7La dimensión real del éxito de Cristina Kirchner y del Frente para la Victoria sólo adquiere pleno sentido si se lo relaciona con el abrumador contexto de la crisis social del año 2001 y sus secuelas en los años posteriores. Los hechos son conocidos, pero vale la pena hacer aquí una breve referencia. Tras la derrota electoral del presidente de la Rúa en octubre, se produjo una fuerte presión por parte de los clientes a los bancos al comenzar a retirar en masa sus depósitos. Ello obligó al gobierno a decretar el “corralito” que no fue otra cosa que la prohibición de retirar sus ahorros del sistema. La falta de confianza pública era absoluta y se produjo un fuerte estallido social, cuya represión se saldó durante el tiempo que duró la crisis con la muerte de cuarenta personas en todo el país. Puede hablarse de una crisis total, económica, social y, sobre todo, institucional. La prueba más fehaciente de ello fue que en una semana hubo cinco presidentes distintos. Como medidas extremas se decretaron el “default” y el cambio de convertibilidad de la moneda que hasta entonces estaba equiparada artificialmente con el valor del dólar. Los primeros meses del 2002 fueron caóticos. Los acuerdos con el FMI todavía no se consolidaban y el conjunto de la población, incluidos amplios estratos medios, se vio sumergido en una pobreza extrema, de la que se suponía que tardaría décadas en salir. Lo más grave de todo fue la absoluta pérdida de confianza en las instituciones y en el poder judicial, contra los que se realizaron importantes marchas cívicas, los llamados “cacerolazos”.

8Resulta difícil obviar que dicha crisis fue consecuencia directa del traumático experimento liberalizador del gobierno de Carlos Menem y del errático accionar posterior del presidente Fernando de la Rúa, que dejaron al Estado en buena medida incapacitado para ejercer sus funciones propias y a la sociedad civil atomizada y desarticulada. El eslogan de la época, “que se vayan todos”, expresó con toda crudeza el hartazgo y la desafección política de amplios sectores de la sociedad argentina en esos momentos. A ello hacía referencia Cristina Kirchner, a la hora de los primeros festejos cuando recordaba “aquellas circunstancias, muy distintas y muy difíciles”. Hacia esa misma dirección apuntaba también su llamado a “todos los argentinos y argentinas a reconstruir el tejido social e institucional”.

9Si bien hoy en día la situación social y económica es sin duda muy distinta, por lo que muchos tienden a olvidar el calado de aquella crisis y sus consecuencias estructurales, todavía quedan importantes secuelas y gran cantidad de cuestiones fundamentales irresueltas. En ese sentido, el triunfo de Cristina Fernández representa, en términos sociales, una suerte de negociación que sugiere la manera, compleja y contradictoria, elegida por la sociedad argentina para salir de una crisis que no es meramente coyuntural, sino estratégica y de proyecto colectivo. La complejidad en que está inmersa esa opción le viene dada, además, por el persistente apego de importantes sectores de la ciudadanía, tanto altos y populares como de derecha e izquierda, a esquemas sociales e ideológicos tradicionales y en algunos casos hasta anacrónicos.

10En tal sentido la distribución social y regional de los sufragios en estas últimas elecciones expresa una mezcla, contradictoria pero dinámica, entre lo viejo que persiste y lo nuevo que aún no se consolida. Ello ha sido interpretado por sectores de la oposición, de manera un tanto esquemática, como debido al predominio de un voto, pobre, tradicional y cautivo, fomentado por la política clientelar del gobierno. Desde sectores más afines al oficialismo se responde que es difícil pensar en la existencia en el país de un 45% de pobres “cautivos”. Los resultados presentan muchos matices; si bien es cierto que el Frente para la Victoria obtuvo un voto masivo en las zonas más pobres del país, también lo es que tuvo un fuerte apoyo en importantes franjas de los sectores medios. En las zonas más urbanas y económicamente más dinámicas, los resultados obtenidos también fueron buenos, aunque no alcanzaran para lograr el triunfo, como en Córdoba, Ciudad autónoma de Buenos Aires y Rosario (a pesar de que ganó en el conjunto de la provincia de Santa Fé). Sus grandes valedores siguen siendo tanto los sectores populares como las clases medias de la “poderosa” provincia de Buenos Aires.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Ricardo González-Leandri et Elda González Martínez, « El triunfo de Cristina Kirchner y el futuro de la Argentina », Cahiers des Amériques latines, 53 | 2006, 07-13.

Référence électronique

Ricardo González-Leandri et Elda González Martínez, « El triunfo de Cristina Kirchner y el futuro de la Argentina », Cahiers des Amériques latines [En ligne], 53 | 2006, mis en ligne le 31 janvier 2013, consulté le 29 mars 2017. URL : http://cal.revues.org/1681

Haut de page

Auteurs

Ricardo González-Leandri

Ricardo González-Leandri, chercheur à l’Instituto de Historia del Centro de Ciencias Humanas y Sociales du Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Espagne), travaille sur l’Argentine des xixe et xxe siècles. Il a notamment publié Curar, persuadir, gobernar. La construcción histórica de la profesión médica en Buenos Aires (Madrid, CSIC, 2000) et dirigé, en collaboration avec M. Plotkin, Localismo y globalización. Aportes para una historia de los intelectuales en Iberoamérica. Siglos XIX y XX (Biblioteca de Historia de América, CSIC, Madrid, 2001). Il a récemment coordonné le dossier thématique “Campos e imaginarios profesionales en América Latina” (Anuario IEHS, Tandil, nº XX, 2007).

Elda González Martínez

Elda González Martínez, chercheuse à l’Instituto de Historia del Centro de Ciencias Humanas y Sociales du Consejo Superior de Investigaciones Científicas (Espagne), travaille sur la religiosité populaire au Brésil et sur les mouvements migratoires entre Europe et Amérique latine. Elle a notamment publié La inmigración esperada. La política migratoria brasileña de Joao VI hasta Getúlio Vargas (Madrid, CSIC, 2003) ; et, en collaboration avec F. Giobellina, Umbanda : El poder del margen. Un estudio sobre religiosidad popular y experiencia social (Cádiz, Univ. de Cádiz, 2000).

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo Presses Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation sur les Amériques
  • Revues.org