Navigation – Plan du site
Dossier. Cuba : un demi-siècle d'expérience révolutionnaire

El conflicto Cuba/Estados Unidos, nuevas realidades versus viejas recetas: los límites del cambio

Dr. Jorge Mario Sánchez Egozcue
p. 57-73

Résumés

Le conflit entre Cuba et les États-Unis en est à un demi-siècle de blocus sans qu’on observe ni le changement de régime ni la transition que souhaitait Washington. L’élection d’Obama a été interprétée comme une occasion de changer cette politique dont l’inefficacité et le manque d’appui international indiquent qu’il convient d’adopter des positions plus pragmatiques. L’auteur propose une analyse sur les facteurs qui pourraient influencer ce changement de politique et leur viabilité à court terme. Il conclut qu’on ne peut s’attendre à des changements spectaculaires à cout terme.

Haut de page

Entrées d’index

Index géographique :

Cuba, États-Unis
Haut de page

Texte intégral

1El conflicto entre los gobiernos de Cuba y los Estados Unidos transita ya por la quinta década, en ese periodo de tiempo, cada presidente norteamericano que pasó por la Casa Blanca trato infructuosamente de lograr resultados donde sus predecesores fallaron empleando el mismo instrumento político. Con las excepciones de Carter y Clinton que ensayaron algunas medidas parciales de relajamiento al embargo, nunca se llegó a cuestionar seriamente las bases de tal política. Tal persistencia ha llevado a crear una imagen sobre la actitud norteamericana en que se le asocia con la irracionalidad y una ineficacia sin precedentes en la historia moderna de las relaciones internacionales. Inoperante para alcanzar sus propósitos declarados de lograr el cambio de régimen, esa política ha terminado por deshabilitar incluso la posibilidad de mantenerse en contacto con el país real, y en consecuencia adaptarse.

2Tras la elección de Barack Obama, las expectativas sobre un posible cambio se han reactivado. Entre la multitud de problemas domésticos e internacionales que deberá encarar, quizás como en pocas ocasiones anteriores existe una oportunidad real para intentar cambios en una dirección constructiva, en la que ambos países colaboren en asuntos de interés reciproco. Esto no significa en modo alguno que vayan a desaparecer elementos de discrepancia, unos de carácter histórico o cultural, y otros de naturaleza política, sin embargo, no serían demasiado diferentes de los desacuerdos que existen entre Cuba y varios de los países con los cuales se sostienen relaciones económicas y diálogo político dentro de las normas internacionales de convivencia y de respeto por la soberanía de los estados. Más tarde o más temprano habrá que buscar soluciones compartidas, al menos para problemas que por su naturaleza no pueden ser resueltos de manera unilateral, como la protección medioambiental, el control del contrabando de estupefacientes, el tráfico de personas y la colaboración en la prevención y recuperación de desastres naturales por citar algunos.

Cambios en Cuba, Miami y Washington, ¿hacia dónde va el embargo?

3A lo largo de estos 50 años, el conflicto entre los dos países se exacerbo y quedo estancado en un callejón sin salida, mientras tanto, en los tres polos del conflicto se fueron produciendo cambios, los más relevantes de ellos en la sociedad cubana, su economía, las ideas y el entorno internacional en que se inserta.

4Estas transformaciones se vinculan a dos momentos diferentes, primero, la reacción de supervivencia desencadenada a inicios de la década de los 90 tras el colapso del campo socialista, y el segundo tras la elección de Raúl Castro como presidente, en que se plantea una etapa de cambios con otro carácter en respuesta a la acumulación de fallas y tensiones internas.

5La implosión del campo socialista representó un catalizador externo que dejo al descubierto distorsiones institucionales y trabas burocráticas que sumadas a la crisis de inserción internacional colocaron el país al borde del colapso económico. Las reacciones desencadenadas por este shock incluyen entre los cambios más importantes a mencionar : que por primera vez en la historia cubana el azúcar dejo de ser el motor económico del país, siendo desplazada por el turismo y las exportaciones de servicios médicos; la apertura a los bancos y la inversión extranjeros, la redistribución de la propiedad estatal en favor del sector cooperativo y privado; la segmentación de la economía en dos monedas, generándose una tensión permanente en cuanto a la eficiencia, los salarios y los precios, reforzada a su vez por las remesas enviadas desde el exterior que se convirtieron en un flujo significativo de ingresos.

6Como consecuencia de estos y otros cambios, no tardaron en producirse impactos sociales: aparecieron problemas de pobreza, desigualdad creciente y re-estratificación territorial junto al reforzamiento de la emigración del campo a las ciudades. Surgieron problemas que requerían respuestas en una escala sin precedentes, como la expansión de la corrupción y del desvío de recursos estatales. No es de extrañar entonces que todos estos fenómenos tuviesen también un reflejo en las ideas y los valores. Casi veinte años después, los efectos negativos principales del shock en el plano macroeconómico fueron revertidos, otros subsisten y se suman a nuevos desafíos. Hoy se ha transitado hacia otra etapa sin la presión ni el sentido de emergencia de entonces, ya no se trata como en los años 90 de una crisis de reinserción internacional y de recomposición del sistema económico empujada por el shock externo, sino de una transformación político-institucional ante las nuevas realidades internas, un proceso que va mas allá del relevo generacional al que muchas veces se quiere reducir.

7Como apuntara un intelectual cubano, el reto principal ahora está en cómo renovar el sistema sin crear problemas mayores [Alonso, 2008], no para “remendar un modelo agotado y disfuncional, que arrastra resabios del socialismo real euroriental, sino de articular progresivamente otro, en la lógica de los problemas y necesidades de la sociedad cubana actual” [Hernández, 2008]. La percepción de que el consenso social está a favor de cambios dentro y no como ruptura del sistema socio-político fue confirmada por dos vías totalmente diferentes [Ravsverg, 2008], una fue el llamamiento hecho por Raúl Castro a la población para que planteara las quejas y las propuestas concretas para solucionar los problemas, lo que genero una lista de 1,2 millones de planteamientos que constituyen la base inmediata de legitimación de las propuestas de cambio para el país en asuntos que van desde las excesivas prohibiciones y las trabas burocráticas que limitan (el acceso a los hoteles de los nacionales, o para poder viajar al extranjero), hasta otras más de fondo que sin duda requieren más tiempo, como la transformación de la agricultura, la apertura a la inversión extranjera hacia otros sectores, la reorganización de la producción, el sistema de propiedad, los bajos salarios y la doble moneda. La convocatoria a establecer un dialogo critico abierto en lo interno sacó de las manos de la tecnocracia el proceso de articulación de las soluciones para ponerle un sello diferente de transparencia e interacción.

8De manera inmediata ya se han dado los primeros pasos, a nivel político y práctico. Se reconoció la insuficiencia de los salarios para cubrir las necesidades y que las practicas igualitaristas en estos habían sido contraproducentes, se ha señalado la necesidad de eliminar el hábito de promover la falsa unanimidad y se ha apelado explícitamente a flexibilizar el dialogo y la participación democrática respetando las diferencias; se eliminaron las prohibiciones para el consumo en moneda convertible para los bienes electrodomésticos, teléfonos celulares y servicios turísticos; comenzó la entrega de tierra a título individual para estimular la respuesta productiva ante las escaseces y la acrecentada importación de alimentos, y se flexibilizo la concesión de licencias para los transportistas privados.

  • 1 Fidel Castro, Discurso en la Universidad de La Habana, 17 de noviembre 2005.

9Por un lado el proceso en sí mismo genera expectativas que inevitablemente se tendrán que adecuar a la disponibilidad efectiva de recursos, y de otro ha servido para rearticular el consenso interno en los temas y definir el carácter y velocidad de las transformaciones. La segunda fuente que confirmó la actitud de cambio dentro del sistema dando prioridad a temas económicos y regulatorios fue una encuesta realizada en el país por el Instituto Republicano de EEUU [IRI, 2008]. Una parte considerable de los problemas identificados son comunes a los que afrontan muchos países subdesarrollados (crecimiento económico, competitividad internacional, pobreza, desigualdad, empleo, vivienda etc.), las diferencias se derivan del entorno político-institucional y sobre todo de los valores y las formas de participación política de los ciudadanos. Sin embargo, la advertencia pública de Fidel Castro en noviembre del 2005 de que la corrupción interna podía acabar con el sistema político1 fue un reconocimiento claro de la envergadura que las distorsiones internas estaban tomando.

  • 2 Eusebio Leal, Intervención en el VII Congreso de la UNEAC, Palacio de las Convenciones, 2 de abril (...)

10Quizás quien mejor ha expresado el deseo latente en la población fue Eusebio Leal, el historiador de la ciudad quien en ocasión del Congreso de los artistas y escritores expresara: “todos estamos esperanzados, ¿por qué?, porque el país, efectivamente, asume que lo que hasta ayer no fue conveniente o prudente, hoy es necesario”2 [Leal, 2008]. En resumen hay en marcha un proceso de transformaciones que responde a las realidades internas, cuya dinámica se puede acelerar o frenar en dependencia de los resultados que se obtengan y de la percepción de estabilidad o riesgo que se derivan del contexto externo, incluyendo en ese sentido el clima de las relaciones con los Estados Unidos. Por ello, lo que suceda en el futuro de las relaciones bilaterales depende en gran medida de la capacidad de Cuba de transformarse a sí misma y del modo en que EE.UU. asuma esos cambios.

11Como muestra de voluntad constructiva, Raúl Castro ha ofrecido en tres oportunidades al gobierno de B. Obama establecer conversaciones en condiciones de igualdad, insistiendo en que no habría gestos unilaterales sino pasos de reciprocidad.

  • 3 “En sus años finales, el bloqueo no es ni la zanahoria ni el garrote que solía ser”.

12Desde esa perspectiva, ante la movilidad de las circunstancias domesticas e internacionales, el bloqueo se consolida como una estrategia cada vez más rígida, sin contacto con la realidad cambiante del país, como señalara Julia Sweig, “la política hacia Cuba, dirigida esencialmente hacia el cambio de régimen ha sido por largo tiempo dominada por los deseos (wishful thinking), cada vez mas desconectada de la realidad de la isla, reforzada por un ambiente político que premia alimentar a la Casa Blanca con lo que ellos quieren escuchar” [Sweig, 2007]. Como consecuencia de la creciente pérdida de capacidad para influir en los acontecimientos que suceden en Cuba, y de la renovada inserción internacional de la isla mediante importantes acuerdos establecidos con China y Venezuela que le permiten contar con buenas proyecciones de crecimiento económico hacia el futuro, algunos analistas han llegado a considerar que ello sólo demuestra que “el fin del bloqueo puede no ser una prioridad urgente para la próxima generación de líderes políticos cubanos en el futuro inmediato”3 [Peters, 2006].

Del aislamiento a la criminalización internacional, los acomodos en la justificación de la política del bloqueo

  • 4 Larry Wilkerson, Coronel Jefe de Despacho del Ex Secretario de Estado Colin Powell, entrevista con (...)

13En la década del 2000 la administración Bush amplio y profundizo la política de presión, no solo se restringieron los intercambios académicos, los viajes y el envío de remesas, Cuba es además incorporada a varias “listas” en las que se identifican a los países enemigos de los Estados Unidos a nivel internacional, estas son [Castro M, 2006]: 1) la lista de gobiernos patrocinadores del terrorismo internacional, 2) la de países con flagrantes violaciones de los derechos humanos, 3) países denominados “más allá del Eje del Mal”, que incluye aquel-los que tienen un programa en marcha, o la capacidad de desarrollar armas de destrucción masiva, 4) la lista sobre tráfico de personas para la explotación sexual y trabajos forzados, 5) lista de países con operaciones agresivas de inteligencia en territorio de EEUU. Todos estos elementos de “criminalización” tienen de una u otra manera efectos colaterales en el ámbito internacional que rebasan lo atribuible al conflicto bilateral. Paradójicamente, se ha señalado que los recursos destinados para reforzar el bloqueo serian mejor empleados en otras prioridades de la lucha contra el terrorismo como la persecución de las redes de financiamiento de al Qaeda [Colvin, 2008].

14Incluso con una decidida voluntad de cambio, una administración situada bajo las presiones que Obama ha heredado no podría dedicar demasiado tiempo al tema cubano ; algunas restricciones pueden eliminarse de forma expedita pero otras requieren un desmontaje gradual, para lo cual no hay garantía ninguna de que el Congreso, aun con el margen alcanzado por los Demócratas, estuviese dispuesto a ir más allá de los temas puntuales vinculados al turismo, las remesas y el comercio. Por lo tanto, aun contando con el deseo explicito de relajar parcialmente las restricciones, no cabe esperar que a corto plazo la nueva administración se involucre en una ofensiva para reformular a fondo la política del bloqueo, no es su aspiración ni tiene motivos de suficiente fuerza como para hacer de ello una prioridad.

El Factor Florida, los cambios demográficos empiezan a hacerse visibles en la política

15Además de la proyección de los Estados Unidos el plano externo, hay que considerar la desmedida influencia de la comunidad cubano-americana de la Florida con respecto a su peso relativo en términos demográficos y económicos a escala del país. El Coronel Larry Wilkerson, ex Jefe de Despacho del Secretario de Estado Colin Powell, dijo sin rodeos en una entrevista que “la política norteamericana hacia Cuba no funciona porque un grupo de personas muy fuerte tiene una consideración antagónica con relación a Cuba atendiendo a sus propios intereses”4. Ese protagonismo y capacidad de influencia alcanzo su punto más alto durante el segundo periodo de gobierno de Bush, etapa en la que se reforzaron las restricciones hasta niveles sin precedente retrotrayendo los resultados que previamente se habían alcanzado en temas como las conversaciones migratorias, los limitados viajes de turismo norteamericano, las visitas familiares y los envíos de remesas. Al propio tiempo, esta fue la etapa en que se nombro el mayor número de funcionarios de origen cubano americanos en puestos en la administración a distintos niveles. Esa influencia histórica hasta ahora solo había sido amenazada en dos ocasiones, una a la muerte de Jorge Mas Canosa, fundador y dirigente de la FNCA, en que se produce un fraccionamiento dentro de las organizaciones del exilio que llevo a la recomposición de sus posiciones, y la segunda cuando los incidentes relacionados con el regreso del niño Elián González puso por primera vez en evidencia que la comunidad había estado hablando por años en nombre del “interés de los Estados Unidos” sin que necesariamente sus visiones concordaran con lo que pensaba la mayoría de la población americana. Un periodista de la misma comunidad destacaba la paradoja de que “nunca un gabinete y un congreso estadounidenses han contado con una mayor participación e influencia de cubanoamericanos, pero al mismo tiempo ninguna administración anterior ha sido tan clara en dejar bien establecido que los actores políticos del futuro cubano se encuentran en la isla” [Armengol, 2008].

  • 5 Andy Gomez, Vicerrector del Instituto para Estudios Cubanos de la Universidad de Miami (UM), Agenci (...)
  • 6 Ver un análisis particularmente interesante de este proceso de recomposición de la estructura pobla (...)

16El cambio más profundo que ya comienza a manifestarse se debe a la recomposición demográfica y generacional. En las últimas elecciones locales se hizo visible un claro proceso de erosión de la preeminencia tradicional de los cubanoamericanos frente a la competencia de los intereses de otras comunidades de emigrantes, por primera vez los votantes de latinos de origen cubano no fueron mayoría, uno de los tres senadores cubanoamericanos apenas gano estrechamente la reelección ; también por primera vez, todos los oponentes demócratas adoptaron posiciones favorables a la eliminación de las restricciones de viajes a Cuba y demás obstáculos. En lo adelante mantener las posiciones tradicionales será más difícil, la cuestión de Cuba en el sur de Florida ha pasado definitivamente de asunto predominante a un plano secundario desplazada por los intereses locales de empleo, vivienda etc, no solo entre las otras comunidades de hispanos sino hasta entre los mismos cubanos residentes, especialmente los más jóvenes5. Este desplazamiento hacia temas y posiciones menos hegemónicas con respecto a Cuba se debe en parte a la creciente entrada de flujos migratorios de otras nacionalidades latinoamericanas, fundamentalmente de Centroamérica6, así como una reorientación importante en el espectro de posiciones políticas dentro del grupo de cubanos residentes como resultado de la entrada de nuevos flujos migratorios más recientes que adoptan una actitud más pragmática hacia el gobierno de la isla y sus familiares. Las nuevas generaciones de emigrados y los jóvenes nacidos allí parecen cada vez menos dispuestos a asumir un discurso de ortodoxia e intransigencia que se sostiene a sí mismo como industria local, montado sobre patrones que no ofrecen ninguna opción realista hacia el futuro y que en la práctica llevó a afectar la continuidad de sus vínculos familiares.

17Por otro lado, al ganar Obama el voto del estado de la Florida para los demócratas le permite una situación de menor compromiso con la comunidad cubana que voto mayoritariamente por McCain.

Diferentes visiones sobre el diálogo y la normalización de relaciones

18Uno de los temas en que se espera que Obama tome acciones concretas para dar señales de rescate del interés de los EE.UU hacia América Latina es precisamente Cuba. Ya ha tomado decisiones para que en el menor tiempo posible sean sacados de Guantánamo los prisioneros allí retenidos, también se conoce de sus declaraciones a favor de restablecer los viajes familiares y las remesas. Desde al año 2003, siendo candidato al Senado, hablo a favor de levantar el bloqueo económico y rebajar las restricciones para viajes y envío de remesas. En febrero del 2008 señaló la necesidad de cambiar la actitud en Estados Unidos sobre este tema, declarando que si se producían signos de cambio en la isla había que estar preparados para avanzar hacia la normalización de las relaciones y atenuar el embargo. Habrá que esperar a ver qué hará en la práctica, pero al menos se ha manifestado reiteradamente en el sentido de aceptar la necesidad de cambiar de actitud, una posición confirmada por algunos de sus colaboradores “no podemos seguir haciendo lo mismo y esperar un resultado diferente” [Heredia, 2008], expresó recientemente Dan Restrepo, considerado uno de los asesores cercanos.

  • 7 Jorge Halperín, Diálogo con Ignacio Ramonet, Director de Le Monde Diplomatic, “Obama puede provocar (...)

19Diversas reacciones reflejan la expectativa que también el mismo Obama ha generado, Ignacio Ramonet, conocido periodista e intelectual apuntaba meses antes de finalizar la campaña que, de ser electo, Obama significaría una revolución “copernicana” para el sistema político cubano7 que se vería obligado a redefinir a su enemigo histórico en términos compatibles con una política más pragmática de “normalización” de las relaciones.

  • 8 Fidel Castro, La Reunión de Washington, 15 noviembre 2008, http://www.kaosenlared .net/noticia/la-r (...)

20Por su parte, Fidel Castro se pronuncio inequívocamente en uno de sus comentarios: “muchos sueñan que, con un simple cambio de mando en la jefatura del imperio, este sería más tolerante y menos belicoso. El desprecio por su actual gobernante conduce a ilusiones del probable cambio del sistema. No se conoce todavía el pensamiento más íntimo del ciudadano que tomará el timón sobre el tema. Sería sumamente ingenuo creer que las buenas intenciones de una persona inteligente podrían cambiar lo que siglos de intereses y egoísmo han creado. La historia humana demuestra otra cosa”8.

21Ramon Sanchez Parodi, quien fuera el primer jefe de la Sección de Intereses de Cuba en Washington de 1977 a 1989 se hace eco de la ola de simpatía y esperanza que el triunfo de Obama levantara a nivel domestico e internacional en un artículo en el que analiza los resultados electorales, pero al relacionar esta expectativa de cambios con el tema cubano su valoración toma un carácter más cauteloso, señalando que: “incluso, en Cuba algunos consideran que Obama podrá dar un golpe de timón en la actuación de Washington hacia la Isla, pero la situación en que se desenvuelve la "transición" (del equipo de gobierno) avizora que la tarea se torna cada vez más difícil” [Sanchez-Parodi, 2008].

22En su conjunto, estas y otras opiniones reconocen una oportunidad para por lo menos reducir el nivel de agresividad sostenido en los últimos años, sin esperar mucho más que una “descompresión” parcial antes que un cambio sustantivo inmediato.

La normalización de relaciones, ¿en qué consiste? Entre lo deseable y lo posible

  • 9 Phillip Brenner, A Puerta Cerrad: Re-thinking the Impasse in US-Cuban Relations 27th International (...)

23Múltiples propuestas sobre la normalización se han hecho en el tiempo, algunas se orientan con preferencia hacia acercamientos graduales con actores intermedios, otras se concentran en proponer los medios de favorecer el cambio interno y más recientemente han ido surgiendo valoraciones más pragmáticas que reemplazan la filosofía del cambio de régimen por un tipo de convivencia más o menos flexible. Entre las primeras9 argumenta que no habría muchas posibilidades de progreso en un “reacercamiento” sin transitar antes por la legitimación de los espacios de “dialogo informal” entre actores no institucionales de ambos gobiernos (tales como academia, prensa, cultura, etc), para que estos interlocutores a su vez sirvan de intermediarios generando un clima constructivo que facilite la construcción de argumentos viables para las elites políticas de cada parte. Según esta perspectiva, los actores no institucionales tienen un papel inicial clave en ensayar o facilitar alternativas de dialogo. Otras posiciones – la mayoría – asumen un acercamiento en el que se le da prioridad al dialogo político directo de alto nivel entre ambos gobiernos, con prioridades que cambian en el tiempo, entre los trabajos más conocidos en ese plano están los de [Smith, 2003], [Dominguez, 1997], [Leogrande, 1997], [Pastor, 2001], [CastroM., 2006] y [Sweig, 2007]

  • 10 Abraham F. Lowenthal, “Toward Improving Cooperation in the Americas”, Brookings, in Partnership for (...)
  • 11 Laurence Whitehead, “A Project for the America: Promoting Democracy and Strengthening the Rule of L (...)

24Estudios más recientes como el Informe de Brooking Institution “Partnership for the Americas” apuntan hacia una dirección mixta que combina propuestas de “empoderamiento” de grupos de la sociedad civil cubana considerados atractivos por su supuesto potencial para socavar el control del gobierno (jóvenes, religiosos, negros, oposición política interna), con otras de corte más pragmático, que no se orientan hacia la creación y manipulación de la oposición interna, sino que sugieren pasar por una cooperación formal en temas de interés reciproco (migración, energía, narcotráfico y desastres naturales)10, así como otras que asumen que el cambio de régimen no es una opción realista y pudiera ser una fuente de conflictos indeseables, por lo que propone “reforzar las características positivas” del gobierno cubano en el mantenimiento de la paz y la seguridad, dejando temas más sensibles como democracia y derechos humanos para ser abordados en un plano multilateral11.

25No son las únicas, hay una amplia gama de alternativas e interpretaciones que en distintas épocas han dado prioridad a temas y métodos diferentes, existen del lado norteamericano tres factores que inhiben por el momento una negociación/solución dentro de los marcos vigentes: uno es el marco legislativo, la ley Helms-Burton que es el instrumento jurídico que codifica y regula el cumplimiento de las condiciones establecidas como indispensables para un proceso de re-establecimiento de relaciones, los requisitos allí establecidos, son lesivos para la soberanía cubana; segundo, la inercia que tiene la visión retorica establecida de lo que es “aceptable” para el gobierno americano con respecto a Cuba, solo si el gobierno cubano da las “señales” que EEUU establezca como “apropiadas”, entonces habría disposición para negociar (un argumento que ya apareció en las declaraciones de Obama), y tercero, la recurrente actitud de los presidentes (los que han hecho intentos previos de acercamiento, Carter, Clinton), de protegerse de parecer flojos frente al sector más reacio del stablishment político americano con el argumento de la promoción de la democracia, o de actuar para facilitar la transición, etc., lo que automáticamente “deshabilita” la legitimidad de las propuestas para el lado cubano que las interpreta como imposición desde el exterior que lesiona el reconocimiento a la soberanía nacional para decidir que cambiar y como.

  • 12 Carlos Alzugaray, Is Normalization Possible in Cuban-U.S. Relations after 100 years of histor?, Con (...)
  • 13 Marc Lortie, Embajador de Canadá en Francia, presentación en la Mesa redond: Las relaciones interam (...)

26La “normalización” de relaciones representa retos en varios planos, contiene aspectos de la relación política que claramente superan lo estrictamente económico. Para algunos se reduce a restablecer a corto plazo el tipo de intercambios que se había alcanzado hasta el 2004, – comercio de alimentos, remesas y turismo, bajo condiciones sumamente restrictivas, absolutamente incompatibles con el estatus de “relación normal” que se aplica a cualquier otro país –, ello representaría sin dudas un paso de avance pero, a un nivel más amplio, normalización significa salir de un marco disfuncional y punitivo hacia otro tipo de concertación, en el que no necesariamente tiene que haber ausencia de discordia o conflicto, como sucede frecuentemente en las relaciones internacionales. El académico y ex diplomático cubano Carlos Alzugaray, ha señalado que normalización significa una relación en la que la cooperación y conflicto coexisten bajo “reglas del juego” mutuamente aceptables para ambas partes y se refuerzan las perspectivas para la cooperación mientras se crean a la vez las condiciones necesarias para conducir los conflictos de una manera orientada a su solución o su manejo sin escaladas imprevistas. Lógicamente, presupone que ninguna de las partes busca abiertamente la destrucción del otro, mucho menos como precondición para normalizar los vínculos. Esas reglas ya están presentes en el sistema internacional y enfatizan principios tales como la igualdad soberana y la no-intervención en los asuntos internos de los Estados12. Esta formulación es útil en cuanto al reconocimiento de la convivencia bajo normas comunes, pero como se ha señalado, “existen en la práctica tres maneras diferentes de acercarse a Cuba13, desde la UE, Washington, y Canadá, que son reflejo de discrepancias más profundas en cuanto a las precepciones sobre lo que es aceptable y forma parte de las diferencias legítimas y lo que se quiere promover como modelo deseable de relaciones para cada interlocutor”, una aseveración que confirma la idea de que tras la formulación general la “normalización” es una construcción práctica sujeta a cambios que pasa por la adopción de medidas de confianza mutua que faciliten la creación de un entorno favorable para avanzar en los temas menos complejos de manera que se produzca un efecto de reforzamiento hacia otros asuntos más sensibles y difíciles de manejar.

27En lo inmediato los obstáculos principales están en las estructuras heredadas que configuran un marco de acción bajo el cual no hay solución aceptable para el gobierno cubano y a la vez conceden muy poca capacidad de maniobra efectiva al presidente norteamericano.

28Los impedimentos principales para establecer un dialogo viable entre los dos países tienen carácter jurídico e institucional, dos leyes, la Ley de Ajuste Cubano de 1966, y La Ley Helms Burton (CSDA), y una construcción institucional, La Comisión de Ayuda a una Cuba libre (CAFC). La Ley de Ajuste Cubano permite que los ciudadanos cubanos reciban un tratamiento preferente con respecto a todos los otros emigrantes latinoamericanos para obtener la ciudadanía norteamericana en virtud del supuesto de que cada emigrante es un opositor político. La Ley Helms Burton, tiene un espectro de acción mucho más amplio y sensible, extiende el bloqueo a toda forma de comercio y financiamiento, incluyendo una redefinición de “trafico” con propiedades que penaliza cualquier forma de inversión extranjera ante los tribunales norteamericanos, asimismo desborda el plano económico para establecer los requisitos que regularían el establecimiento de un gobierno en Cuba que fuese aceptable para los Estados Unidos. El aspecto más discutido de esta ley es su carácter violatorio de las normas internacionales al establecer la aplicación extraterritorial de las leyes norteamericanas a terceros países; pero lo esencial para el lado cubano es que pretende subordinar al país con una normativa jurídica en la que un gobierno cubano – cualquiera – sólo seria legítimo si es aprobado por Washington.

29Por último, la Comisión de Ayuda a una Cuba Libre – CAFC –, tiene nombrado un “coordinador” para la transición y ha publicado dos informes, uno en el año 2004 y otro en el 2006, en los que se presenta un plan para implementar la transición política en Cuba que incluye un anexo secreto del que solo se sabe que establece parámetros que no se hacen públicos por razones de “seguridad nacional” y para potenciar su éxito; lo que da pie, en vista de las acciones precedentes, a cualquier tipo de especulación menos una expectativa confiable. Como señalara el ex secretario de la Sección de Intereses norteamericana en la Habana Wayne Smith en un artículo dedicado a comentar el informe “prácticamente no hay apoyo en la comunidad internacional a la política estadounidense respecto a Cuba, y las incertidumbres y sospechas resultantes de este anexo secreto probablemente lo reduzcan aún más” [Smith, 2006].

30No habrá una normalización real entre los dos países en tanto esos tres mecanismos estén en vigor, en todo caso se podría hablar de una flexibilización del bloqueo, pero incluso esta podría ser una denominación que muy posiblemente tenga una connotación “políticamente incorrecta” para los sectores más conservadores en EEUU.

  • 14 Carlos Chirinos Vásquez, “EE.UU./Cuba: el diálogo de siempre”, BBC Mundo, Washington, 28 abril de 2 (...)

31En los pocos meses transcurridos con la nueva administración, se han producido algunos cambios que apuntan a una visión renovada junto con elementos de continuidad. Como parte de este replanteo hay un evidente relajamiento de tono en la retórica sobre cambio de régimen y en los pronunciamientos oficiales al referirse al gobierno cubano, en lo que parece ser un abandono de la agresividad e intolerancia a ultranza del período Bush. En su intervención en la V Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, Obama ofreció un “nuevo comienzo” con Cuba, a la vez que aceptaba que “hay un largo trecho que recorrer para superar décadas de desconfianza”. Sin embargo, en el mismo encuentro tuvo que asumir la demanda unánime de los gobiernos de la región demandando el abandono de bloqueo como un anacronismo de los tiempos del mundo bipolar. No sólo en los foros interamericanos hay un posicionamiento explícito sobre el tema. También desde dentro del stablishment norteamericano se constata una visión más pragmática en la misma dirección. Carl Mechan, asesor del republicano Richard Lugar, miembro del Comité de Asuntos Exteriores del Senado, declaró al The New York Times que Washington no debe esperar “gestos” y debería seguir “moviéndose hacia delante” en lo que respecta a Cuba14.

  • 15 U.S. Department of the Treasury’s Office of Foreign Assets Control (OFAC), Fact Sheet (TG-273 : Tre (...)

32Una señal importante se dio en la audiencia congresional de confirmación de Arturo Valenzuela como subsecretario para asuntos interamericanos, en esa ocasión se señaló que la administración de Obama no tiene intenciones de continuar utilizando la CAFC, y tampoco se ha renovado el cargo de responsable de la misma. Por otro lado, es manifiesta la intención de desmontar o flexibilizar algunos aspectos del bloqueo en concordancia con los pronunciamientos de la campaña electoral. Algunas de estas medidas fueron anunciadas en abril y puestas en vigor en septiembre, como la concesión de algunas visas para intercambios académicos y culturales que de manera discreta se han ido autorizando; se ha reducido el acoso a los ciudadanos americanos que han visitado Cuba, que hasta hace poco enfrentaban la amenaza de procesos judiciales y multas onerosas; se han levantado las restricciones al envío de remesas, paquetes, y a los viajes de visitas familiares, junto a la extensión de los limites de gastos permitidos en estas; se retiró el panel electrónico situado en la fachada de la Oficina de Intereses norteamericana en La Habana y se aprecia la recuperación de ciertos niveles de diálogo, como la reanudación de las conversaciones migratorias para “revisar recientes tendencias en la migración ilegal cubana a Estados Unidos y mejorar la relación operacional con Cuba en temas de migración”, y sobre los envíos postales. También se han abierto nuevas áreas como las ofertas de becas para estudiantes universitarios y la autorización para las compañías asociadas a las tecnologías de información y comunicaciones15 para proveer servicios privados, o establecer contratos (para el uso o envío de celulares, cámaras, computadoras etc., y proveer servicios de comunicaciones por satélite, internet, y fibra óptica). Otro gesto se dio a inicios de septiembre, el gobernador de Nuevo México, el demócrata Bill Richardson, visitó Cuba y abogó por que Cuba y Estados Unidos refuercen su intercambio en el área académica, los deportes, la cultura y los negocios, antes de pasar a discutir otros asuntos de mayor trascendencia como el embargo, la base naval de Guantánamo o los presos políticos.

33En el plano hemisférico también se han producido cambios, en junio, ante la presión evidente del tema, finalmente fue retirado el veto norteamericano a la entrada de Cuba en la OEA que había sido inamovible por 47 años. Una señal clara de que los tiempos de la hegemonía incontestada habían quedado atrás. Paradójicamente después de eliminado el obstáculo formal, sólo quedaron dos países a los que todavía no les interesaba la entrada cubana al organismo regional, Cuba y los E.U.

34En cuanto a los aspectos de continuidad a señalar: se mantiene la persecución internacional de las operaciones comerciales y financieras cubanas, cuatro ciudadanos americanos y varias empresas extranjeras han sido multadas en los últimos meses por un monto de 6 $ USD millones; Cuba continúa incluida en las listas de estados excluidos por razones políticas; y permanece el financiamiento desde agencias gubernamentales a programas e instituciones que abiertamente trabajan por el cambio político institucional, incluyendo las emisiones de radio y televisión.

35En sentido general las nuevas medidas representan una descompresión parcial, el presidente cubano Raúl Castro las ha calificado de “positivas” pero “mínimas”, su alcance limitado las sitúa hasta ahora en un nivel de retracción mas o menos cercano al estatus que existía antes de Bush, a excepción de las adoptadas en los aspectos de los viajes y las comunicaciones, donde si se ha avanzado más allá que los acuerdos precedentes logrados en las presidencias de J. Carter y B. Clinton. Hoy la correlación de fuerzas sobre el tema del embargo esta definitivamente decantada por su eliminación. No sólo tiene el consenso de la casi totalidad de los países del mundo en Naciones Unidas, también las últimas encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses también están a favor de la normalización de las relaciones.

América Latina y los Estados Unidos no son lo que antes

36En la perspectiva hemisférica se han producido también modificaciones en la relación de EEUU con América Latina y por extensión en el lugar que Cuba ocupa en ese contexto.

  • 16 El proceso en sí mismo no es exclusivo de la región, véase la interesante argumentación sobre el te (...)

37En los últimos años los gobiernos latinoamericanos se han inclinado en sentido general hacia posiciones políticas más pragmáticas, y en algunos casos mucho más cercanas a los movimientos de izquierda de lo que nunca antes habían sido. Junto a los temas sociales y de desarrollo endógeno, se ha promovido la diversificación de los vínculos internacionales políticos y económicos, concediendo más espacio a los acuerdos intrarregionales así como a actores globales extra hemisféricos como China16. Todo este proceso no hace sino erosionar la tradicional hegemonía hemisférica norteamericana. A cincuenta años del triunfo revolucionario, Cuba ya no es el único país que discrepa con las posiciones norteamericanas en el hemisferio.

38Ese distanciamiento creciente se fue gestando en parte por el fracaso resultante de la aplicación en los años 90 de reformas neoliberales que agudizaron las tensiones sociales ante el aumento de la pobreza y la polarización social, como resultado, se produjo una reestructuración de los partidos y fuerzas políticas en un momento en que cambio la prioridad de los tratados de libre comercio en el hemisferio por la guerra. Aun cuando exista interés en la nueva administración por reactivar las relaciones panamericanas, la capacidad real de promover iniciativas estará limitada por la prioridad política que naturalmente tendrán los problemas económicos domésticos y la guerra en el medio oriente, por lo tanto, no es de esperar que los EEUU actúen de manera que altere en lo fundamental el balance actual.

39También dentro de los propios EE.UU., se han producido cambios. Durante los dos mandatos de G. Bush, bajo la doctrina de la guerra global contra el terrorismo y el fundamentalismo religioso se produjo un corrimiento ideológico del gobierno y la sociedad norteamericanos hacia el pensamiento neoconservador, – desde la doctrina de la guerra preventiva hasta la imposición del unilateralismo en los asuntos internacionales y la legalización de la tortura en Guantánamo –, meses antes de retirarse Bush había ya señales claras de agotamiento de los neocons en su capacidad para mantener la preeminencia en el espectro ideológico de las elites políticas norteamericanas. El desplome masivo del partido republicano en las elecciones presidenciales y congresionales puede inducir una percepción equivocada, sería erróneo asumir que las consecuencias del proceso son atribuibles solo a un partido y a las elecciones.

40Al retirarse, la administración Bush deja tras de sí un desplazamiento del “centro” del espectro político de ambos partidos hacia la derecha, algunos expertos han señalado que este es un proceso que tiene tendencia a ser pendular en periodos largos de tiempo y que suele rebasar a dos o más administraciones; al margen de las posibles interpretaciones, no cabe dudas de que el resultado inmediato es una reducción de espacio para iniciativas que sean percibidas como demasiado liberales. Eso significa que aunque se ha producido en el Congreso una renovación que favorece a los demócratas, se trata de una renovación cuyo signo se sitúa más a la derecha de lo que fueran sus posiciones tradicionales, lo que hace que sea más improbable esperar cambios audaces por sobre esas limitantes de tipo ideológico y subjetivo en lo concerniente a las relaciones internacionales, y de modo especial con el tema Cuba.

41Habría que ver si los cambios que a nivel internacional se esperan con expectación de la administración de Barack Obama se llegan a concretar en algo realmente nuevo para América Latina, en particular en el tema de las relaciones con Cuba, con los pasos ya dados se han cumplido prácticamente las promesas de campaña y se sitúa al borde de una verdadera renovación.

42Aunque en términos generales la isla es uno de los países situados más lejos de los intereses inmediatos o particularmente sensibles para EE.UU., en la práctica es al mismo tiempo una de las naciones latinoamericanas que mayor interdependencia tiene en tres aéreas de política que san sido de importancia para los gobiernos norteamericanos de la última década: migración, narcotráfico, y protección del medioambiente.

43En contraste, el pensamiento estratégico en EE.UU. con respecto a Cuba nunca ha superado la actitud de exportación de ideas y soluciones por sobre las visiones y necesidades tal como las perciben sus ciudadanos dentro del país, que son quienes en definitiva forman el consenso que le da vida a cualquier política que se adopte.

44A pesar de la simpatía que ha despertado, de su inteligencia y los deseos de restaurar la dañada imagen internacional de los EE.UU., todavía es temprano para saber si Obama logrará manejar con éxito la adversa coyuntura económica y la guerra, como también es aún prematuro anticipar si llegara a ser el presidente del cambio en el largo conflicto entre Cuba y los Estados Unidos, o si solo será un continuador de la misma política por medios menos agresivos. De cualquier modo, Cuba ya ha comenzado un ineludible proceso de reformas que de continuarse puede llegar a producir profundos cambios, no hay dudas de que una actitud norteamericana menos agresiva favorecería su continuidad, pero no constituye en modo alguno un requisito indispensable, existen más mecanismos implantados para la convivir en la continuidad del conflicto que para asimilar su solución.

45Con voluntad política se puede partir de realidades simples y prácticas, la falta de coordinación en algunos temas puede resultar en severos daños humanos y materiales que son evitables para ambos países. Lo singular del momento actual es que hoy más que nunca antes se produce una coyuntura favorable para que se desencadene una “transición” en las ideas con que el Presidente y el Departamento de Estado estén en disposición de asumir una verdadera normalización de relaciones entre los dos países. Cambios marginales en la retórica o el regreso a las condiciones de 2004 no representan más que una continuidad “suave” de una política inviable en sus fundamentos.

Haut de page

Bibliographie

Alonso Aurelio, « Salir del caos sin caer en la ley de la selva”, in Cuba desde el periodo especial hasta la elección de Raúl Castro, mayo 2008, http://www.pensamientocritico.info/articulos_en_pdf. php?id=601

Armengol Alejandro, “Castrismo y anticastrismo”, Cuaderno Mayor, 28 de octubre 2008 http://cuadernomayor.blogspot .com

Castro Mariño Soraya, Las Relaciones Cuba-EEUU en el Contexto de la Doctrina Bush: 2001-2006, Universidad de la Habana, CESEU, diciembre 2006.

Castro Mariño Soraya, “1989-2002 Cuban/US Relations: A View From Havana”, in H. Michael Erisman, John M. Kirk (ed.), Redefining Cuban Foreign Policy, chap. 14, University Press of Florida (UPF), 2006.

Colvin Jake, “The case for a New Cuba Policy”, December 2008, http://usaengage.nonprofitsoapbox.com/storage/usaengage/colvin_thecaseforanewcubapolicy_final.pdf

Dominguez Jorge, “U.S. Cuban relations: from the cold war to the colder war”, Journal of Interamerican Studies and World Affairs 39 (3):49-73, 1997.

Heredia Lourdes, Tenemos que reducir el consumo de drogas, BBC Mundo, Washington, 03 de noviembre 2008, http://news.bbc.co.uk/go/pr/fr/-/hi/spanish/international/newsid_ 7700000/7700384.stm

Hernández Rafael, “Cuba, políticas en la transición”, La Vanguardia, marzo 2008, http://www.almendron.com/tribuna/index.php/19322/cuba-politicas-en-la-transicion

Leogrande William M., “Enemies evermore: U.S. policy towards Cuba after Helms-Burton”, Journal of Latin American Studies, 29: 211-221, Cambridge University Press, 1997.

Pastor Robert A., “Exiting the Whirpoo l: U.S. Foreign Policy Toward Latin America and the Caribbean”, Westview Press, 2001.

Peters Phillip, “En sus años finales, el bloqueo no es ni la zanahoria ni el garrote que solía ser”, Transition in Detail, The Lexington Institute, Cuba Policy Report, 2006, June 29, p. 4.

Ravsberg Fernando, BBCMundo.com, ¿Qué ha cambiado en Cuba?, 31 julio 2008. http://news.bbc.co.uk/go/pr/fr/-/hi/spanish/latin_america/newsid_7532000 /7532576.stm

Sánchez-Parodi Montoto Ramón, “De candidato victorioso a presidente, Obama ante una tarea cada vez más difícil”, Granma Internacional, 14 noviembre 2008, http:// www.granma.cu/espanol/2008/noviembre/vier14/obama.html

Smith Wayne S., “El nuevo plan de Bush para Cuba”, julio 2006, CounterPunch, www.counterpunch.org

Smith Wayne S., Wanted: A Logical Cuba Policy, International Policy Report, Center for International Policy. February 1998; updated July 2003.

Sweig Julia E., Fidel’s Final Victory, Foreign Affairs, January/February 2007.

The International Republican Institute, IRI, Cuban Public Opinion Survey, March 14-April 12, 2008.

Haut de page

Notes

1 Fidel Castro, Discurso en la Universidad de La Habana, 17 de noviembre 2005.

2 Eusebio Leal, Intervención en el VII Congreso de la UNEAC, Palacio de las Convenciones, 2 de abril 2008.

3 “En sus años finales, el bloqueo no es ni la zanahoria ni el garrote que solía ser”.

4 Larry Wilkerson, Coronel Jefe de Despacho del Ex Secretario de Estado Colin Powell, entrevista con Edmundo García, Programa La Noche se Mueve, Miami, octubre 11 de 2007, http://www.lanochesemueve.us/Entrevista?%20al?%20Coronel?%20Larry?%20Wilkerson.pdf

5 Andy Gomez, Vicerrector del Instituto para Estudios Cubanos de la Universidad de Miami (UM), Agencia EFE, Elecciones al Congreso en sur Florida pueden modificar relación EEUU con Cuba, 30 de octubre, http://mx.news.yahoo.com/s/30102008/38/nacional-elecciones-congreso-sur-florida-modificar.html

6 Ver un análisis particularmente interesante de este proceso de recomposición de la estructura poblacional por distritos de la Florida y sus efectos en las agendas electorales, in Jolivet, Violaine Miami a l’heure des elections, l’autre transition ?, Universite París I-Panthéon Sorbonne, presentación en el coloquio, “uba, Aujourd’hui, les paradoxes d’un demi-siècle de révolution”, octobre 2008, IHEAL Sorbonne Nouvelle 3, CREDAL, Sciences-Po-CERI. www.iheal.univ-paris3.fr/spip.ph ?rubrique16

7 Jorge Halperín, Diálogo con Ignacio Ramonet, Director de Le Monde Diplomatic, “Obama puede provocar un sismo en el futuro de Cuba”, 2 de marzo de 2008 www.diario/elmundo/4-99982-2008-03-02.html

8 Fidel Castro, La Reunión de Washington, 15 noviembre 2008, http://www.kaosenlared .net/noticia/la-reunion-de-washington-1

9 Phillip Brenner, A Puerta Cerrad: Re-thinking the Impasse in US-Cuban Relations 27th International Congress of the Latin American Studies Association, Montreal, Canada; September 7, 2007

10 Abraham F. Lowenthal, “Toward Improving Cooperation in the Americas”, Brookings, in Partnership for the Americas Commission, Background Document BD-01, May 2008.

11 Laurence Whitehead, “A Project for the America: Promoting Democracy and Strengthening the Rule of Law in the” Brookings, in “Partnership for the Americas Commission”, Background Document BD-01, May 2008.

12 Carlos Alzugaray, Is Normalization Possible in Cuban-U.S. Relations after 100 years of histor?, Conferencia sobre relaciones cubano-norteamericanas en el Centro Robert Schuman del Instituto Universitario Europeo de Florencia, Italia, 7 de marzo del 2000 http://www.isri.cu/.

13 Marc Lortie, Embajador de Canadá en Francia, presentación en la Mesa redond: Las relaciones interamericanas y Europa, VI Coloquio Internacional, “Política Exterior en las América: entre crisis y alianzas”, Casa de las Américas, Paris, 21 noviembre 2008.

14 Carlos Chirinos Vásquez, “EE.UU./Cuba: el diálogo de siempre”, BBC Mundo, Washington, 28 abril de 2009.

15 U.S. Department of the Treasury’s Office of Foreign Assets Control (OFAC), Fact Sheet (TG-273 : Treasury Amends Cuban Assets Control Regulations to Implement the President Initiative on Family Visits, Remittances, and Telecommunications September 3, 2009 http://www.treasury.gov/press/releases/tg273.htm

16 El proceso en sí mismo no es exclusivo de la región, véase la interesante argumentación sobre el tema de la fragmentación de las estructuras de dependencia a distintos niveles como tendencia mundial y su impacto en las relaciones de cooperación internacionales, in Philip S. Golub, “The centre won’t hold any more”, Le Monde Diplomatique, 26 noviembre 2008.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Dr. Jorge Mario Sánchez Egozcue, « El conflicto Cuba/Estados Unidos, nuevas realidades versus viejas recetas: los límites del cambio », Cahiers des Amériques latines, 57-58 | 2008, 57-73.

Référence électronique

Dr. Jorge Mario Sánchez Egozcue, « El conflicto Cuba/Estados Unidos, nuevas realidades versus viejas recetas: los límites del cambio », Cahiers des Amériques latines [En ligne], 57-58 | 2008, mis en ligne le 31 janvier 2013, consulté le 20 novembre 2017. URL : http://cal.revues.org/1242 ; DOI : 10.4000/cal.1242

Haut de page

Auteur

Dr. Jorge Mario Sánchez Egozcue

Docteur en économie, Jorge Mario Sánchez Egozcue est professeur et chercheur à l’université de La Havane (Centre d’études sur les États-Unis). Il a été professeur invité à l’Institut des hautes études de l’Amérique latine en 2008 et l’a également été aux États-Unis, au Canada, au Mexique et en Belgique. Son travail se situe à l’intersection de l’économie et des relations internationales. Parmi ses publications récentes figurent notamment « Un panorama actual de la economía cubana. Las transformaciones en curso y sus retos perspectivos », Real Instituto ELCANO, Madrid, 2008 ; « Latin America vis a vis the FTA: Between Relaunching and Alternatives », in The Bush doctrine and Latin America, New York, Palgrave Macmillan, 2007 ; « Redefining Cuba’s International Economic Interest », in Redefining Cuban Foreign Policy: The Impact of the Special Period, University of Florida Press, 2006.

Haut de page

Droits d’auteur

Creative Commons License
Les Cahiers des Amériques latines sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution – Pas d’utilisation commerciale – Pas de modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo DOAJ – Directory of Open Access Journals
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • Logo Presses Sorbonne Nouvelle
  • Logo Institut des Hautes Études de l’Amérique latine
  • Logo Centre de recherche et de documentation sur les Amériques
  • Revues.org